La garantía de igualdad jurídica